ESTRUCTURA FORMAL

 

Aunque los rags más primitivos guardaban una estructura similar a la de las bandas de música de la época, la formación musical de Scott Joplin le impulsó a desarrollar el ragtime como un género que mereciera el mismo respeto que los estilos clásicos europeos que había aprendido en su infancia. Al igual que Johann Strauss y John Phillip Sousa, Joplin dotó a la música popular de una estructura formal dentro de la cual el compositor pudiera crear lo que se luego se conocería como ragtime clásico de piano.

Esta estructura consistía en cuatro temas o secciones (A, B, C y D) de 16 compases cada uno, ordenados según modelos derivados del clásico del rondó: AA-BB-CC-DD,  AA-BB-A-CC-DD, AA-BB-A-CC-B, etc. La pieza solía comenzar con cuatro compases adicionales que servían de introducción, y a veces también se incluían otros cuatro como puente antes de la primera sección C; esta sección, junto con la D, constituían el "trío", en el que se cambiaba de tonalidad (habitualmente, el tono subdominante o el relativo menor de la A) y que a veces utilizaba un material melódico distinto. El resultado podía ser Intro-AA-BB-A-Puente-CC-DD. Era frecuente que en las repeticiones de secciones la parte melódica correspondiente a la mano derecha se traspusiera una octava por encima.

En ocasiones, la similitud entre la música clásica europea y el ragtime es sorprendente, como se puede apreciar en estos dos fragmentos, pertenecientes al Vals en Lab mayor  de Federico Chopin y a Parangon Rag , de Scott Joplin:  

 

 

 

RITMO Y SÍNCOPA

 

El nombre del género, "Ragged Time", hace referencia al contraste heterodoxo entre la armonía de reminiscencia clásica y la síncopa heredada de las raices negras. Seguramente, el Ragtime se desarrolló como estilo a lo largo de los años conforme los pianistas competían entre si para ver quién podía tocar estas exuberantes melodías de forma más sincopada. Eubie Blake (aunque, seguramente, con exageración) opinaba que "cualquier cosa que sea sincopada es básicamente Ragtime. Da lo mismo si es la Rapsodia Húngara  de Listz o el Vals de las Flores  de Tchaikovsky".

El acompañamiento rítmico lo mantiene la mano izquierda, con una línea de bajo (generalmente nota doblada-acorde-nota doblada-acorde) firme y regular que contrasta con la melodía sincopada ejecutada por la mano derecha, en la que los acentos se desplazan a partes débiles del compás.

El siguiente ejemplo, basado en una melodía popular, muestra de forma progresiva dichas características:  

  

A) Melodía básica (mano derecha) con acompañamiento de acordes (mano izquierda).

 

B) Melodía básica con acompañamiento de Ragtime (nota doblada en octava y acorde, de forma repetitiva).

C) Melodía sincopada con acompañamiento de Ragtime.

 

TEMPO

 

El Ragtime se escribía, generalmente, en 2/4, y no se debía ejecutar a una velocidad excesiva. John Stark, el editor de Joplin, decía que los rags "nunca se deben tocar deprisa. Son estimulantes, y cuando el pianista comienza a dominar la pieza, se le hace casi irrestible la tentación de aumentar la velocidad de ejecución. hay que tener siempre cuidado con esto. El mejor tempo es el de una marcha lenta, con unas 100 negras por minuto".